Como elegir la caja fuerte ideal

Protección contra robo y fuego

Doméstico: las cajas destinadas a sus domésticos generalmente ofrecen protección contra robo e incendio, sin embargo no aportan protección contra humedad o inundaciones.

Profesional: en cambio las destinadas a profesionales (Joyerías, gasolineras…) han de poseer una homologación que certifique el grado (entre I y IX) de protección de acuerdo a la normativa europea EN 14450. Dicha norma conlleva la obtención del nivel de resistencia (Niveles S1 y S2) el cual mide el tiempo que se necesita para acceder al interior mediante el uso de múltiples herramientas.

Fuego

De cara a la protección contra incendios debemos de tener en cuenta como factor principal que tipo de objeto vamos a proteger, ya que por ejemplo las encargadas de proteger documentos soportan temperaturas de hasta 150 ºC. en cambio las unidades ópticas como DVD o CD así como las cintas magnéticas requieren de una protección de al menos 65 ºC.

Resistencia contra incendios

Junto con el robo, el fuego es la otra preocupación más habitual de la mayoría de los compradores de cajas fuertes, pero, ¿es el fuego un riesgo real? 
La Asociación Nacional de Protección contra el Fuego (NFPA) de EE.UU., asegura  que durante el transcurso de una vida hay una posibilidad entre cuatro de sufrir un incendio doméstico lo suficientemente grande como para justificar llamar a los bomberos.

Existen varios tipos de cajas ignífugas en función de qué tipo de material vayan a proteger y cuánto tiempo pueden soportar sin que su interior supere una determinada temperatura.

Por ejemplo, las cajas ignífugas certificadas para proteger documentos de papel no deben superar los 150ºC en el interior durante un incendio.

En el caso de las grabaciones antiguas o cintas magnéticas, será necesaria una caja ignífuga que esté certificada para no superar los 65ºC en el interior.

Generalmente las cajas fuertes ignífugas son sometidas a las siguientes pruebas en los ensayos de certificación:

  • Se mantiene la temperatura media del horno de acuerdo con la curva normalizada de incendio ISO 834-1, 60 minutos a  945ºC, 90 minutos a 1000ºC o 120 minutos a 1090ºC, en función del nivel de resistencia requerido.
  • Durante esta prueba, la temperatura en el interior de una probeta no debe superar los 150ºC (protección papel) o 50ºC (protección soportes informáticos).
  • Pasados los 60, 90 ó 120 minutos, se apaga el horno y se deja enfriar siguiendo la curva de enfriamiento (la probeta se extrae del horno pasadas 16 horas).

Existen organismos encargados de realizar los ensayos oportunos que certifican tanto la resistencia al robo como al incendio.

Fuente: http://echebarriasuministros.com